Cromañón, crónica de una muerte anunciada

Por Agustín De Stefani

“Cemento, el semillero del rock” cuenta algo más que la historia de un boliche abierto por Omar Chabán dónde tocaron las mejores bandas de rock cuando recién arrancaban y no eran famosas como “Los Piojos”, “Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota” y “Ataque 77”, entre otros. El libro de Nicolás Igarzábal cuenta –implícitamente- que lo que ocurrió en Cromañón era algo que iba a pasar, nadie sabía cuándo, incluso podría no haber pasado y seguirían esperando que pase, pero sucedió y fue un 30 de diciembre de 2004.

“Usaba pirotecnia… con inoc27821_2014-11-18-Chaban2-CL1encia y cuidado. Cuando iba por el pasillo de los camarines tiraba una bomba de estruendo y un ‘miguelito’ gigante”, asegura Luis Aranosky –cantante de Triclosclos-. Esa “inocencia” para usar la pirotecnia es la misma que generó el incendio que dejo 194 muertos en el boliche ubicado en Once.

También existía “Die Schule”, “el hermano menor de Cemento” como lo llama Igarzábal. “Era un horror. Cuando tocamos nosotros, había montañas de escombros porque el lugar estaba a medio hacer”, aseguró Ivan Noble que pasó por ahí.

La misma sobreventa que tuvo el recital de “Callejeros” en Cromañón la tuvieron varios artistas en el boliche ubicado en Estados Unidos 1238. El 19 y 20 de marzo de 1993 tocaron “The Exploited”, se vendieron 3200 localidades más 500 que se colaron por el portón que “hubo que abrirlo porque lo tiraban abajo”.

La presentación de ‘Usá toda tu fuerza’ iba a ser en el Estadio Obras pero se hizo en Cemento, di11-17-cromagnon.jpg_887178271vidiendo 5000 entradas en 3 días”, afirmaba Marcelo Corvalan cantante de A.N.I.M.A.L, lo que nos da 1666 entradas por día en un boliche que entraban no más de 1000. La sobreventa era cotidiana en Cemento y no se hacía nada al respecto porque no había incidentes, se tuvo que esperar a que 194 persona murieran para que se empiece a hacer algo.

Omar Chabán, dueño de Cromañón, era un tipo querido por el ambiente rockero, “el chabón reinventó el rock”, afirmó German Anzoátegui –cantante de “Las Manos de Filippi”-. Mariano Martinez –cantante de Ataque 77- afirmó, después del 10 de diciembre, “Chabán me cuidó más que mi mamá o mi papá”.

Cemento fue la cuna del rock para muchas bandas, les dio esa oportunidad que todos esperan pero nadie se las da. “Callejeros” fue una banda más en la larga lista de artistas que soñaron –o sueñan- con hacer lo que más les gusta, que es hacer música, con la diferencia, que ellos tuvieron que pagar por todo lo que se venía haciendo mal desde hace 20 años.

Muchas Gracias

Fuente: “Cemento, el semillero del rock”  de Nicolás Igarzábal

Anuncios

Un comentario en “Cromañón, crónica de una muerte anunciada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s